Sesión para usuarios registrados

Sólo para usuarios registrados
¿Acepta sugerencias de menús? ¿O guardar sus recetas favoritas?

Crear mi perfil o
Blog
Blog

Comer con los niños: un espacio que hay que conservar

¿Es realmente relevante sentarse a la mesa y comer con los niños? La respuesta a esta pregunta es sí. Y esto se debe a que los niños aprenden con el ejemplo, y si queremos que tengan buenos hábitos alimentarios, ellos deben vernos sentados en la mesa haciendo honor a esas costumbres que tenemos. La mayoría de los niños tienden a rechazar los vegetales, pero si nos ven comerlos, tendrán más posibilidades de aceptarlos.

Por supuesto, no se trata de sentarse con ellos y obligarlos a comer: los niños necesitan aprender a hacerlo, y para eso probar es fundamental; por lo que lo primero que los padres debemos lograr es que estén dispuestos a hacerlo. A medida que prueban diferentes alimentos, irán aprendiendo sobre las texturas que tienen las preparaciones: si son más dulces, saladas, agrias, ácidas, etc., y también desarrollarán el gusto por ciertas comidas.

Hay varios trucos que podemos usar para enseñar a comer a nuestros pequeños: atraerlos con platos coloridos y decorados especialmente para ellos; asociar las verduras con cosas que ellos conocen, por ejemplo el brócoli y los árboles; e incluirlos en el proceso de la preparación de las comidas. . La comida se disfruta más cuando hay un trabajo en conjunto y así las mamás no terminan trabajando tanto.

BlogNiños2

El sentarse a la mesa es un punto de unión y conversación para saber cómo estuvo el día, qué hicieron, o si están preocupados por algo. La hora de la comida pasa a ser una instancia relevante para saber en qué está cada uno y disfrutar de un rico plato de comida. Comer es compartir y disfrutar de los que te acompañan, que mejor que sea con la familia.

Aquí les dejamos una receta para preparar con sus niños:

Queques de Naranja con Harina de Maíz y Almendras (Apto para Celíacos)

Ingredientes (para 20 queques o una fuente):
1 1/2 taza de azúcar rubia de caña
3/4 aceite de coco
2 huevos
1 cucharada de bicarbonato
1 1/2 taza de harina de almendras
1 1/2 taza de harina de maíz
Ralladura de una naranja
Jugo de una naranja
Quínoa pop para decorar -opcional-

Preparación:

Precalentar el horno a 180 grados celsius.
Mezclar las harinas y la cucharada de bicarbonato.
Batir el azúcar rubio con el aceite de coco, luego agregar los huevos y seguir con las harinas. Agregar la ralladura y el jugo de la naranja.

En fuentes para queques individuales aceitar cada uno, poner la masa -hasta 3/4 del tamaño del molde-. Decorar con la quínoa pop y llevar al horno por 25 minutos o hasta que estén dorados y el palo salga seco. Después se pueden decorar.

BlogNiños3

Polin Briones Montaldo
Chilena de corazón, autodidacta de la cocina, amante de todo lo peruano empezando por mi marido. Llevo el amor por la cocina inculcado por mi abuela Filomena, amante de los sabores y las creaciones propias. Mis profesiones son: mamá de Diego y Victoria, periodista, empresaria y cocinera, una mezcla atómica, como dice mi twitter @polinenlacocina. Mi blog lleva más en el ciberespacio, lugar donde dejo las recetas que me gustan, algunas fáciles, otras con más dificultad pero con un dejo de felicidad cuando le das el primer bocado. Te invito a mi mundo culinario. Además soy coautora junto con Bárbara Achondo, Pilar Hernández y Claudia Varleta de dos libros “Del Blog a la Mesa” y “Del Blog a la Mesa para Niños. Y recientemente lancé el libro La Balanza, comer rico y equilibrado junto con Clau Varleta y la nutricionista Carolina Pye. Actualmente soy presidenta de Blogi, Asociación de Blogueros Gastronómicos, si quieren saber más de nosotros ingresen a www.blogi.cl.
 

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.